CALDERAS DE BIOMASA

BIOMAS EFICACIA ENERGETICA, S.L.

Funcionamiento de una caldera de biomasa

Una caldera de biomasa funciona exactamente igual que una caldera de combustibles fósiles. La única diferencia es que no quema combustibles fósiles y, por lo tanto, se consigue un importante ahorro económico en la compra de combustible y una gran disminución de  emisiones de carbono y azufre. Las instalaciones de calderas de biomasa tienen periodos de amortización que oscilan entre uno a cinco años en la mayoría de los casos.

 Existen en el mercado varios tipos de calderas de biomasa. Algunas son totalmente automáticas y otras semi automáticas o casi totalmente manuales. Es importante elegir un modelo que se ajuste a sus necesidades de confort.

 En la elección de su caldera de biomasa es importante saber el tipo de biomasa que va a combustionar. Hay calderas de biomasa que sólo pueden combustionar biomasas con granulometrías muy homogéneas (por ejemplo la PELET 20) y hay otras que permiten quemar casi cualquier tipo de biomasa (calderas poli-combustibles). Las calderas poli-combustibles llevan varios sistemas de control que ajustan la caldera al tipo de combustible que se combustione con el objetivo de conseguir siempre la mayor eficiencia energética y el mínimo de emisiones (normalmente calderas de gran potencia).