SISTEMA DE SUELO RADIANTE

Un sistema de calefacción  que permite un reducción en el consumo energético en comparación con otros sistemas de calefacción, como son los radiadores, y con la utilización de una misma fuente de energía, el suelo radiante permite ahorros como mínimo de un 12% por la baja temperatura de impulsión del agua utilizada en los sistemas de suelo radiante (30-45 ºC, frente a los sistemas tradicionales que impulsan a 60-80ºC, según modificación RITE real decreto 238/2013, Tª de impulsión para radiadores de 60ºC, ΔT 40ºC).

Orkli_suelo-radiante-refrescante_1

La eficiencia total del sistema se consigue gracias al aprovechamiento del calor que generan los sistemas en función de la altura de las diferentes estancias. El suelo radiante es el sistema idóneo para combinarlo con fuentes de energía renovables y sistemas de última generación como las calderas de condensación, dadas las bajas temperaturas de agua que se requieren para su funcionamiento.

El sistema de suelo radiante  lo constituyen diferentes componentes: panel aislante, tubo, banda perimetral, colectores…que marcan la eficiencia del sistema. Para que un sistema se considere energéticamente eficiente y proporcione unos niveles de confort deseables, es clave la elección de las características de los componentes. Los paneles aislantes aportan resistencia térmica al forjado de tal manera que las pérdidas energéticas que se producen se reduzcan a medida que se incremente el valor de la resistencia térmica.

Incrementos de la resistencia térmica del aislamiento utilizado, aportan ahorros energéticos muy importantes, pudiendo llegar a un 10% del consumo. Estas mejoras suponen un sobrecoste inicial que se amortizan entre los 5-10 años como máximo (un sistema de suelo radiante puede tener una vida de 35-40 años), a partir de los cuales, todos los ahorros de consumo suponen ahorros directos para los usuarios.

Orkli suelo radiante refrescante